martes, 11 de abril de 2017

Sombras de agua (Félix G. Modroño)

Sombras de agua Félix G. Modroño
Tercera entrega de las aventuras de Fernando de Zúñiga, médico y detective en la España del siglo XVII. Si en las dos primeras (La sangre de los crucificados y Muerte dulce) tuvimos ocasión de acompañar al protagonista en sendos viajes a lo largo de la geografía española, esta vez deberá desplazarse nada menos que hasta Venecia, donde será enviado por la reina regente Mariana de Austria en misión diplomática.
Al parecer, los rumores de sus dotes como investigador (aunque él prefiere hablar de "intuición aderazada con sentido común") han llegado hasta la ciudad de los canales. Es por ello que el dogo, la máxima autoridad de la república veneciana, solicita su ayuda en la resolución de un enigma. Alguien le ha hecho llegar una nota anónima que vaticina el hundimiento de la ciudad "en su propia sangre". Al mismo tiempo, la llegada del mensaje coincide con el robo de una reliquia custodiada en la basílica de San Marcos.
Don Fernando, con la ayuda de su inseparable asistente Pelayo, deberá resolver un misterio en una ciudad que no conoce y por la que no resulta fácil moverse, a lo que hay que sumar una dificultad añadida: la acción transcurre en pleno Carnaval de Venecia, donde es habitual vestir capas y máscaras en público. Por si fuera poco, el hecho de que el robo se produjera la víspera de su llegada convertirá al propio detective en un sospechoso para las autoridades locales.
Como ya hiciera en las dos primeras entregas de la serie, Félix G. Modroño vuelve a ofrecernos una genial combinación de thriller histórico y novela de viajes, introduciendo la novedad de trasladar al protagonista fuera de nuestras fronteras.

jueves, 23 de marzo de 2017

Secretos imperfectos (Hjorth & Rosenfeldt)

Secretos imperfectos Michael Hjorth Hans Rosenfeldt
Escrita en 2010 e inédita en España hasta 2016, esta novela es la primera de la serie protagonizada por el psicólogo criminalista Sebastian Bergman, serie que a día de hoy cuenta con cinco entregas. La acción transcurre en la ciudad sueca de Västerås y comienza con la desaparición de un joven de dieciséis años cuyo cadáver aparece días después en una ciénaga. El cuerpo presenta múltiples heridas de arma blanca, pero hay algo más: el asesino ha extraído el corazón de la víctima, lo que apunta a un asesinato ritual. Es por eso que la policía local solicita la intervención de la Unidad Nacional de Homicidios, que se traslada desde Estocolmo al lugar de los hechos.
Paralelamente, el psicólogo Sebastian Bergman, que años atrás había colaborado como asesor con la Unidad de Homicidios, se desplaza a la misma localidad, pero con un fin totalmente distinto: vender la casa de su familia tras el reciente fallecimiento de su madre. Sin embargo, algo le moverá a pedir a sus antiguos compañeros permitirle colaborar en la investigación del crimen que les ocupa.
Siempre he dicho que las comparaciones rara vez son acertadas, pero lo cierto es que durante la lectura de la novela no he podido evitar acordarme de la serie televisiva House M. D. Como su protagonista, Sebastian Bergman es un personaje egocéntrico para el que los casos que investiga son solamente una forma de demostrar sus habilidades. Y al mismo tiempo padece una adicción, pero no precisamente a los calmantes. En cualquier caso, estamos ante un thriller psicológico intenso cuyo final deja al lector con ganas de ir a por la siguiente entrega de la serie.

domingo, 26 de febrero de 2017

Falcó (Arturo Pérez-Reverte)

En esta novela, ambientada en la convulsa España de los años treinta, Arturo Pérez-Reverte nos presenta a Lorenzo Falcó. Se trata de un personaje muy peculiar. Tras ser expulsado de la Armada, donde alcanzó el rango de teniente de navío, se convirtió en traficante de armas. Más tarde será reclutado como agente por un sujeto conocido como el Almirante, que dirige el Servicio Nacional de Información y Operaciones (SNIO), con sede en Salamanca y supervisado por Nicolás Franco, hermano del Generalísimo. Sus misiones incluyen la infiltración, el sabotaje y el asesinato, tanto dentro como fuera de España.
En esta ocasión, Falcó debe afrontar una misión especialmente complicada: adentrarse en zona roja y dirigir una operación para liberar a un preso de la prisión de Alicante. Pero no será tarea fácil: en primer lugar, debe llegar hasta allí por sus propios medios. A ello hay que sumar el hecho de que no conoce a quienes deberá liderar en el asalto a la prisión ni está seguro de poder confiar en ellos.
A medida que se avanza en la lectura del libro es fácil que vengan a la memoria del lector recuerdos de otro personaje de Pérez-Reverte, Alatriste. Como aquel, Falcó es un exmilitar reconvertido en soldado de fortuna. Tampoco es honrado ni piadoso, pero los tiene bien puestos. Y ambos dan nombre a la primera novela de sus respectivas series, ya que el autor ha afirmado que el personaje tendrá continuidad en el futuro.

jueves, 26 de enero de 2017

Dies irae (César Pérez Gellida)

Segunda entrega de la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne. La acción comienza en abril de 2011, unos meses después de lo acontecido en Memento mori. El inspector de policía Ramiro Sancho se encuentra al borde de una depresión tras no haber podido atrapar a Augusto Ledesma, que meses atrás asesinó a cinco personas en Valladolid dejando un poema junto a los cadáveres a modo de firma. Pero eso cambiará cuando reciba una llamada del psicólogo criminalista Armando Lopategui avisándole de que el asesino ha vuelto a la acción y se encuentra en Italia.
Aunque Sancho y Lopategui no se despidieron como amigos en la entrega anterior, el inspector no dudará en solicitar una excedencia de dos años para ir a la caza del asesino. Con esa finalidad se trasladará a la ciudad italiana de Trieste y se pondrá a disposición de la policía local. Por su parte, el psicólogo no le acompañará esta vez, sino que tratará de localizar a un criminal de guerra serbio con el que tiene cuentas que ajustar.
Como en la entrega anterior, el autor narra la historia alternando los puntos de vista de los diferentes personajes, si bien en esta ocasión introduce un cambio: la perspectiva del asesino está escrita en primera persona. Por lo demás, se atan muchos de los cabos que quedaron sueltos al final de Memento mori, lo que hace recomendable leer las novelas en orden. Como complemento, esta segunda entrega también posee su particular banda sonora.

jueves, 22 de diciembre de 2016

El manuscrito de piedra (Luis García Jambrina)

Escrita en 2008, El manuscrito de piedra es la primera novela de Luis García Jambrina. Ambientada en Salamanca a finales del siglo XV, su protagonista es Fernando de Rojas, el autor de La Celestina, por aquel entonces estudiante de leyes. Pese a su juventud, Rojas ya ha demostrado excelentes dotes detectivescas ayudando en la resolución de varios robos ocurridos en el seno de la universidad salmantina. Es por este motivo que el obispo Diego de Deza le encarga una singular tarea: investigar el asesinato de un fraile dominico que era a la vez catedrático de Teología y asesor de la Inquisición.
Temiendo que la misión encomendada le sobrepase, el protagonista inicia sus pesquisas y descubre que la víctima fue apuñalada repetidas veces, al parecer cuando se disponía a entrar en la catedral, y que el asesino parece haber firmado el crimen realizando un corte en la mejilla izquierda de su víctima y dejando una moneda en su boca. Esa firma llevará a Rojas a relacionar el caso que le ocupa con otras dos muertes que tendrán lugar en la misma ciudad en un corto plazo de tiempo.
Con este thriller histórico da comienzo la serie de novelas protagonizada por Fernando de Rojas, que hasta ahora suma dos entregas y que, en palabras de su autor, son novelas "históricas por obligación y negras por devoción".

lunes, 28 de noviembre de 2016

Memento mori (César Pérez Gellida)

Ópera prima de César Pérez Gellida, Memento mori supone el inicio de la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne. En ella se nos presenta al inspector de policía Ramiro Sancho, del Grupo de Homicidios de Valladolid. La acción transcurre en dicha ciudad a finales del año 2010 y comienza con el hallazgo del cadáver de una joven en un parque próximo al río Pisuerga. La víctima murió estrangulada. Al parecer, el asesino le habría cortado los párpados y dejado un poema dentro de una bolsa de plástico en la boca del cadáver.
Semanas más tarde, mientras el inspector Sancho y su equipo investigan el caso, otra mujer aparece muerta en circunstancias similares, esta vez en su propio domicilio. Sin embargo, en este caso el asesino ha ido más allá: además de dejar su firma habitual en el cadáver, ha borrado toda la información relativa a la víctima existente en las bases de datos de la Dirección General de la Policía, lo cual sugiere que podría haber un vínculo entre ambos.
En su primera novela, Pérez Gellida nos ofrece un oscuro thriller psicológico tan absorbente como recomendable. Además cuenta con el valor añadido de disponer de una banda sonora compuesta por las canciones a las que hace referencia el título de la trilogía y que el mismo autor ha recopilado en su página web para disfrute de los lectores.

lunes, 31 de octubre de 2016

El lejano país de los estanques (Lorenzo Silva)

Ganadora del Premio El Ojo Crítico de Narrativa en 1998, esta novela da comienzo a la serie protagonizada por Rubén Bevilacqua. En aquel entonces el protagonista ostentaba el rango de sargento. Aunque no se trata de su primer caso como investigador en la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, sí es en esta ocasión cuando se le asigna como ayudante a Virginia Chamorro, entonces guardia primera. La investigación les lleva desde Madrid hasta Mallorca, donde se harán pasar por turistas con objeto de esclarecer el asesinato de una joven de nacionalidad austriaca que fue hallada muerta en el chalé de la lujosa urbanización donde se alojaba durante sus vacaciones en la isla.
Cuando la pareja llega a su destino, las autoridades locales parecen tener un caso bastante sólido. La víctima murió a causa de sendos disparos en el cuello y la sien. El revólver utilizado fue encontrado en la misma casa, dentro de un cubo de basura, y en él se encontraron las huellas de otra mujer, que consta como arrendataria de la residencia y que ahora se encuentra en paradero desconocido. En realidad tan solo se espera que Bevilacqua y Chamorro hallen pruebas que confirmen la hipótesis de que la única sospechosa fue la autora del crimen. Sin embargo, Bevilacqua (o Vila, como acostumbra a hacerse llamar) descubrirá en la escena del crimen detalles que le llevarán a dudar de tal hipótesis, lo que le acarreará problemas con sus superiores.
Al tratarse de la primera entrega de una serie, no es necesaria la lectura previa de ningún otro libro para disfrutar de esta novela, tan recomendable como cualquiera de las que la han sucedido.