martes, 24 de noviembre de 2020

El mal de Corcira (Lorenzo Silva)

Con esta ya son diez las novelas protagonizadas por Rubén Bevilacqua, cada vez más resignado a responder por Vila cada vez que se le pregunta por su sonoro apellido. Quizá para conmemorar un número tan redondo el autor ha roto moldes en lo que a la estructura del relato se refiere. En esta ocasión no solo estamos ante un caso de homicidio que el protagonista y sus ayudantes deberán esclarecer: también seremos testigos de los primeros años de servicio de Vila en el instituto armado.

El caso que ocupará al protagonista y su gente (como él mismo se refiere a sus ayudantes) comienza con el hallazgo del cadáver desnudo de un hombre en una playa en Formentera. Al parecer la víctima falleció a consecuencia de una brutal paliza. Pero no será ese detalle, sino la identidad del fallecido, lo que mueva a los superiores del protagonista a desplazarse hasta el lugar de los hechos para dirigir la investigación. La víctima resulta ser un antiguo miembro de la banda terrorista ETA. Si bien no se puede descartar que el autor del crimen sea un antiguo camarada del fallecido, el modus operandi no apunta a ello. Es ahí donde entra en juego la experiencia de Vila en la materia.

Paralelamente, a medida que avanza en la investigación, el protagonista rememorará sus primeros pasos en la Guardia Civil, cuando estuvo destinado en el País Vasco y su trabajo no giraba en torno a la resolución de homicidios, sino a la lucha antiterrorista. Cabe destacar que gracias a este hilo secundario el autor recupera al que fuera un personaje recurrente en la anterior entrega de la serie (Lejos del corazón): Leandro Álamo, alias Moro,  compañero de fatiga de Vila por entonces.

Lorenzo Silva ha logrado construir un relato profundo e intenso combinando un relato criminal y otro personal. Aunque suele decirse que no es bueno mezclar esas dos facetas, el resultado es una lectura más que recomendable. 

martes, 27 de octubre de 2020

El psicoanalista (John Katzenbach)

Publicada en 2002, esta novela es la novena escrita por John Katzenbach. En ella se nos presenta al doctor Frederick Starks, profesional del psicoanálisis. Al inicio de la obra está a punto de disfrutar sus vacaciones estivales, pero eso cambia cuando alguien se cuela en su consulta y deje allí una carta con un mensaje escalofriante: su autor le concede un plazo de quince días para identificarle o más le valdrá suicidarse. De no ser así, el desconocido sujeto le amenaza con destruir su vida y a todos los que en algún momento y de alguna manera han formado parte de ella, incluidos sus familiares más lejanos. Como muestra, la carta adjunta un completo listado de parientes de Frederick, incluyendo personas con las que no mantiene trato alguno.

En un primer momento, el protagonista duda de la veracidad del mensaje. Pero en cuestión de horas todo en la vida de Frederick se convierte en una locura. En primer lugar, uno de sus pacientes se suicida, presuntamente, arrojándose a las vías del metro. Eso despierta las dudas del analista, que pone a prueba sus sospechas contactando con algunos de los familiares que aparecían en la carta. Así descubre que algunos de ellos han sido blanco de extorsiones o amenazas. Pero eso no es todo: el propio Frederick será víctima del misterioso personaje cuando sus ahorros desaparezcan de sus cuentas bancarias, una expaciente le denuncie por agresión sexual y se produzca una explosión en el edificio que alberga su consulta.

Convencido de que no se trata de ninguna broma, el protagonista tendrá que reflexionar sobre su situación y decidir si su vida vale más que la de todos aquellos que corren peligro si no accede a las exigencias del misterioso sujeto.

En El psicoanalista, John Katzenbach nos ofrece un thriller psicológico de lo más oscuro e intenso. Aunque no se trate de la ópera prima del autor, es una buena opción como toma de contacto con su obra.

miércoles, 23 de septiembre de 2020

Las monedas de los 24 (Juan Pedro Cosano)

Tercera entrega de las aventuras de Pedro de Alemán y Camacho, abogado de pobres en Jerez de la Frontera a mediados del siglo XVIII. Sin embargo, no será la defensa de los más desfavorecidos la tarea que más tiempo le ocupe en esta ocasión. La historia comienza con el hallazgo del cadáver de una mujer que servía en casa de un caballero veinticuatro, nombre que reciben los regidores de la ciudad de Jerez pertenecientes a la nobleza. El único sospechoso y más tarde acusado del crimen será el marido de la víctima. A pesar de los esfuerzos del abogado de pobres, el reo acaba siendo condenado a muerte.

Semanas más tarde tendrá lugar en Jerez un segundo crimen con características muy similares. La víctima es una costurera que trabajaba en casa de otra familia noble y al parecer fue atacada mientras volvía a su casa de noche. El acusado es un mendigo y fue identificado tras haber vendido una joya que la víctima siempre llevaba consigo. Sin embargo, los dos crímenes tienen algo más en común: en ambos casos se encontró cerca del cadáver una moneda de plata. Eso lleva a Pedro a pensar ambos crímenes son obra del mismo autor. Tras una ardua investigación, el abogado concluye que el asesino sigue un patrón a la hora de escoger a sus víctimas. Pero su teoría no será vista con buenos ojos por las autoridades locales, ya que darle credibilidad supondría admitir que el primer defendido de Pedro era inocente y por lo tanto condenado injustamente.

Una vez más Juan Pedro Cosano combina hábilmente la novela histórica y el thriller legal con excelentes resultados. Por fortuna para los seguidores de Pedro de Alemán, el autor ha admitido su intención de dar una cuarta entrega a esta adictiva serie.

martes, 18 de agosto de 2020

El documento Saldaña (Pedro de Paz)

Escrita en 2008, esta novela es la cuarta firmada por Pedro de Paz. En ella nos presenta a Miguel Cortés, un peculiar personaje que se refiere a sí mismo como un persuasor. Su principal dedicación es coaccionar o intimidar a personas para que paguen deudas o simplemente dejen de molestar a quienes contratan sus servicios. En esta ocasión es contactado por un abogado en nombre de alguien que prefiere permanecer en el anonimato. El sujeto en cuestión le ofrece una cuantiosa suma a cambio de un trabajo del que no puede facilitar ningún detalle hasta haberlo aceptado, lo cual no hace sino despertar sus sospechas. Tras pensarlo detenidamente y tentado por lo generoso de la oferta, Cortés decide aceptarla y concierta un segundo encuentro con el abogado de su cliente para ultimar los detalles del acuerdo. Pero justo antes de la reunión, el abogado aparece asesinado y la policía encuentra en su oficina un sobre con el nombre de Cortés y varios miles de euros en su interior que constituían un pago adelantado. Todo ello coloca al protagonista en el punto de mira de las autoridades, pero también lo lleva a la conclusión de que tendrá que llegar al fondo del asunto para limpiar su nombre.

Mientras medita sobre lo ocurrido y ordena sus ideas, Cortés recibe en su móvil una llamada de un número oculto. Su interlocutor se identifica como la persona que recurrió al difunto abogado para contratar sus servicios. Cortés accede a reunirse con su misterioso pagador y este le confía el propósito de su misión: recuperar un manuscrito redactado por Rodrigo Saldaña, un próspero empresario madrileño de principios del siglo XX. Al parecer, el texto contiene la clave para encontrar una serie de valiosos objetos que Saldaña habría ocultado en algún lugar de la capital para evitar su destrucción durante los bombardeos que asolaron la ciudad durante la Guerra Civil. Pero la muerte del abogado apunta a que no son los únicos que van tras el documento y que sus rivales están dispuestos a todo con tal de hacerse con él.

En su cuarto libro Pedro de Paz construye un intenso thriller con mucha acción y no menos intriga, todo ello aderezado con un toque de novela de aventuras.

sábado, 11 de julio de 2020

Las dos caras de la verdad (Michael Connelly)

Vigésima entrega de la serie protagonizada por Harry Bosch, antiguo detective de la policía de Los Ángeles y en la actualidad voluntario en la policía de San Fernando. La historia comienza con la comisión de un doble asesinato. Las víctimas son un padre y su hijo, que regentaban una farmacia. A primera vista todo apunta a un atraco que se complicó. Sin embargo, el análisis de la escena revela detalles que apuntan a un plan más elaborado, como la ausencia de casquillos o que los sospechosos entraran y salieran del establecimiento por puertas diferentes. Pero lo más significativo es que una de las víctimas recibió un único disparo, mientras que la otra recibió tres, uno de ellos en el trasero. Para el veterano detective todo apunta a una ejecución.
Por desgracia para el protagonista, el doble asesinato no será el único asunto que le robe horas de sueño. Un hombre al que Bosch detuvo hace tres décadas por violación y asesinato de una joven y que ahora se encuentra en el corredor de la muerte ha conseguido que su caso sea revisado alegando que el detective colocó pruebas incriminatorias en su domicilio. Aunque su conciencia está tranquila, Bosch no puede dejar que se cuestione su labor como policía, ya que eso abriría una puerta para revisar todos los casos que investigó a lo largo de su carrera. Por ese motivo recurrirá a la ayuda del abogado Michael Haller, con quien ya ha intercambiado favores en el pasado (Del otro lado).
Veinte novelas después, Bosch ha envejecido, pero no ha perdido facultades a la hora de investigar crímenes. Ello, sumado al cameo de otro de los personajes estrella del autor hacen de esta novela una lectura que ningún aficionado al thriller policial o legal pueden permitirse dejar de leer.

viernes, 26 de junio de 2020

El silencio de los claustros (Alicia Giménez Bartlett)

Publicada en 2009, esta novela es la octava protagonizada por la inspectora Petra Delicado. Si al final de la entrega anterior la protagonista parecía haber sentado la cabeza en lo personal al contraer matrimonio por tercera vez, no tardará en darse cuenta de que la vida de casada no es tan placentera como la recordaba. Sin embargo, su nuevo ritmo de vida no será su único quebradero de cabeza: deberá investigar la muerte de un fraile cuyo cadáver ha aparecido en la iglesia de un convento de monjas. La víctima murió tras recibir un fuerte golpe en la cabeza. Pero eso no es todo: el autor del crimen habría robado un cuerpo momificado que se custodiaba en la misma iglesia y dejó sobre el cadáver de la víctima un mensaje escrito con letra gótica: "Buscadme donde ya no puedo estar".
Petra y su compañero, Fermín Garzón, inician una larga ronda de interrogatorios que incluye a las monjas del convento donde se halló el cadáver, a los frailes del monasterio al que pertenecía la víctima y a su familia, pero sin éxito. De esta forma, la pareja de investigadores tendrá que centrar sus esfuerzos en el robo de la momia y la nota hallada en la escena del crimen. Por si semejante panorama no fuera lo bastante desalentador, la constante presión de los medios de comunicación llevará al jefe de los protagonistas a contratar los servicios de un psiquiatra especializado en trastornos mentales y delirios religiosos para trazar un perfil del asesino.
Esta historia supone un cambio de registro en comparación con lo visto hasta ahora en esta serie: la protagonista pasa de llevar una vida solitaria y discreta a formar parte de una familia numerosa con un marido y cuatro hijastros, algo nuevo y desconcertante para ella. Todo apunta a que este detalle marcará un antes y un después en el perfil del personaje, lo que hace la lectura aún más recomendable.

domingo, 31 de mayo de 2020

La mujer que arañaba las paredes (Jussi Adler-Olsen)

Escrita en 2007, esta novela supone el inicio de la serie protagonizada por el inspector Carl Mørck y el Departamento Q. Al inicio del relato, Mørck se reincorpora a su puesto en la Brigada de Homicidios de Copenhague tras un trágico suceso: él y otros dos agentes se vieron implicados en un tiroteo. Mørck resultó herido, otro agente perdió la vida y el tercero recibió un disparo en el cuello que lo dejó paralizado. Los superiores de Mørck en Homicidios creen que el suceso es la excusa perfecta para quitárselo de encima y reorganizan el departamento añadiendo una división especial denominada Departamento Q. Mørck será el encargado de dirigir este nuevo departamento, aunque sin ningún agente a sus órdenes: deberá trabajar en solitario. Su cometido será tratar de cerrar antiguos casos que la policía ha dejado aparcados por falta de avances en la investigación.
El primer caso de Mørck en su nuevo puesto será el de una influyente parlamentaria desaparecida cinco años atrás. La última vez que fue vista con vida fue a bordo de un transbordador en el que viajaba junto a su hermano. Por desgracia, el joven padece daños cerebrales a raíz de un accidente de coche y es incapaz de comunicarse. La hipótesis más plausible es la del suicidio, aunque su cuerpo nunca fue hallado. Sin apenas pistas, Mørck deberá codearse con altos cargos de la esfera política en busca de algún hilo del que tirar.
La primera entrega de la serie del Departamento Q es un intenso thriller psicológico. En él se alternan capítulos donde se narran hechos desde el punto de vista del protagonista con otros que se remontan al momento donde ocurren los hechos que serán el objeto de la investigación. Cabe mencionar que la obra fue adaptada al cine en 2012 bajo el título "The Keeper of Lost Causes" (en España "Misericordia: los casos del Departamento Q").