domingo, 30 de junio de 2019

Silencios inconfesables (Hjorth & Rosenfeldt)

Silencios inconfesables Hjorth & Rosenfeldt
Muchas cosas han cambiado en la vida de los miembros de la Unidad de Homicidios de Estocolmo desde su último caso (Muertos prescindibles). Progresivamente, su trabajo les va pasando factura en más de un sentido: uno de ellos resultó herido y por ello se encuentra alejado del servicio; otro se ha visto obligado a acabar con la vida de dos personas y teme que pueda llegar a convertirse en un hábito. Hasta el criminólogo Sebastian Bergman, que tan solo asesora al equipo de investigadores, ha visto cómo su propia vida corría peligro. Pero eso no será un obstáculo a la hora de investigar el crimen que les ocupará en esta ocasión.
La policía de una pequeña localidad minera solicita la colaboración de la Unidad cuando los cuatro miembros de una familia aparecen muertos en su casa. Todos han recibido disparos de escopeta desde muy corta distancia. El principal sospechoso es un vecino de la localidad al que las víctimas habían denunciado por practicar la caza furtiva, entre otros antecedentes penales. Sin embargo, el sujeto en cuestión tiene una coartada irrefutable, de modo que queda en libertad. A pesar de ello, Sebastian apuesta por mantenerlo vigilado: cree que está vinculado al crimen de un modo u otro. Pero cuando él y su compañera Vanja se disponen a registrar su domicilio, encuentran su cadáver. Al parecer, se suicidó con una escopeta de caza de su propiedad e igual a la empleada en el asesinato múltiple.
Buscando un nexo de unión entre ambos crímenes, la Unidad descubre un detalle en el primer escenario: unas huellas ensangrentadas que no pertenecen a ninguno de los fallecidos y que apuntan a que había una quinta persona en el interior de la casa. Registrando la zona, dan con ella: una niña, sobrina de la familia. Al parecer, el suceso la ha traumatizado hasta el punto de ser incapaz de hablar. Sebastian tendrá que ejercer como terapeuta más que como criminólogo a fin de ayudarla a superar lo ocurrido y conseguir su colaboración para identificar al asesino.
Repleta de acción y suspense, la cuarta entrega de la serie Bergman nos muestra el lado más humano del protagonista y al mismo tiempo la mella que la profesión policial hace en las vidas de sus compañeros.

viernes, 31 de mayo de 2019

Llamé al cielo y no me oyó (Juan Pedro Cosano)

Llame al cielo y no me oyo Juan Pedro Cosano
Cuarta novela de Juan Pedro Cosano y segunda entrega de las andanzas de Pedro de Alemán, abogado de pobres en la localidad gaditana de Jerez de la Frontera a mediados del siglo XVIII. Aunque la historia tiene lugar no mucho tiempo después de lo acontecido en El abogado de pobres, la vida del protagonista ha dado un giro espectacular: él y su esposa Adela acaban de ser padres de una niña. Por otro lado, su éxito en la resolución del caso de contrabando que tan bien supo llevar en su primera aventura le han valido el respeto de sus colegas de profesión  y el de todos los habitantes de Jerez.
Sin embargo, esa misma victoria también le ha creado más de un enemigo, especialmente entre los más poderosos del lugar, que dejaron de ganar una fortuna por culpa del abogado de pobres. De ahí que el rencor y la venganza por parte de tales personalidades estén detrás de muchos de los casos que ocuparán al protagonista en esta ocasión.
Como aliciente, y al igual que en la entrega anterior, hay una historia adicional que se desarrolla a lo largo de todo el relato al margen de las demás: un hombre muy rico fallece sin descendencia conocida, aunque convencido de que años atrás tuvo un hijo ilegítimo al que nombra heredero de sus bienes en el caso de probarse su existencia. Pero los parientes más cercanos del difunto no están dispuestos a renunciar a una herencia tan  jugosa y se mostrarán dispuestos a todo con tal de hacerse con ella.
Juan Pedro Cosano vuelve a deleitarnos con un thriller a la par histórico y legal tan recomendable como su predecesor, cuya lectura previa es aconsejable por la propia naturaleza del relato.

martes, 30 de abril de 2019

La habitación en llamas (Michael Connelly)

La habitación en llamas Michael Connelly
Escrita en 2014, aunque inédita en España hasta 2017, esta novela supone la decimoséptima entrega de la serie protagonizada por el detective Harry Bosch. Vinculado a la Unidad de Casos Abiertos de la Policía de Los Ángeles, al protagonista tan solo faltan unos meses para jubilarse. El Departamento ha implementado una política por la cual los agentes más veteranos formarán equipo con los más jóvenes para compartir con ellos su experiencia. A Bosch le asignan como compañera a la joven Lucía Lucy Soto. Juntos deberán investigar un crimen de lo más peculiar: la muerte de un hombre a consecuencia de un disparo recibido nada menos que diez años atrás. La bala se encontraba alojada en su columna y los médicos no se mostraron partidarios de extraerla en aquel momento.
Por lo general Casos Abiertos solo reabre investigaciones cuando las últimas técnicas forenses permiten obtener nuevas pruebas. La clave del caso es que el análisis de la bala revela que el arma homicida fue un rifle y no un arma corta, como se pensaba en un primer momento. Esa es la única pista que los detectives podrán seguir, ya que ninguno de los testigos presenciales vio al tirador ni a ningún sospechoso huyendo del lugar del crimen tras el suceso.
En otro orden de cosas, Bosch ha puesto fin a la relación que mantenía con Hannah Stone y sigue viviendo con su hija Maddie, que también cursa su último año de instituto. Padre e hija apenas pasan tiempo juntos, aunque la joven sopesa seguir los pasos de su padre, como ya se mencionó en Cuesta abajoLa caja negra.
No es la primera vez que un caso de Harry Bosch llega a España después que la entrega posterior de la serie (Del otro lado). En todo caso, el hecho de que La habitación en llamas suponga el fin de una etapa en la trayectoria del personaje la convierte en una lectura muy aconsejable.

domingo, 31 de marzo de 2019

El gabinete de las maravillas (Alfonso Mateo-Sagasta)

OpenLibrary Covers
Esta novela, publicada en 2006, es la segunda entrega de la serie protagonizada por Isidoro Montemayor. Al igual que su predecesora (Ladrones de tinta), resultó ganadora del Premio Espartaco a la mejor novela histórica. El relato transcurre en Madrid en 1614, y al inicio del mismo observamos que la vida del protagonista ha cambiado radicalmente: ha pasado de compaginar los oficios de gacetillero y corrector de pruebas de imprenta a ser el secretario personal de la condesa de Cameros, con quien trabara amistad -y algo más- en la entrega anterior. Será precisamente su ama quien lo implique en el caso que le ocupará en esta ocasión.
Todo comienza con el asesinato del joven archivero del marqués de Hornacho. La víctima resulta ser un viejo amigo de la condesa de Cameros, por lo que ésta ordena al protagonista ponerse a disposición del marqués como sustituto del fallecido y al mismo tiempo investigar el crimen. Al parecer, la tarea del joven en el momento del suceso consistía en recopilar biografías y retratos de personajes ilustres con vistas a la publicación de un extenso repertorio. Su lugar de trabajo era una estancia conocida como Gabinete de las maravillas, donde el marqués de Hornacho conserva todo tipo de tesoros: libros valiosos, extraños animales disecados, reliquias, armas y hasta obras de arte. Todo apunta a que el asesino pretendía hacerse con algún objeto de valor y la víctima trató de impedirlo. Pero el hecho de que el marqués no eche en falta ninguna de sus posesiones llevará a Isidoro a investigar el pasado del fallecido en busca de otro móvil del crimen.
En su tercera novela, Alfonso Mateo-Sagasta repite la fórmula del detective aficionado en el Madrid del Siglo de Oro, aunque en un contexto muy distinto: si en su primer caso el protagonista recorrió una y otra vez la ciudad en busca de pistas, esta vez la acción se desarrolla casi por completo en un espacio cerrado. Por lo demás, ambos relatos son igualmente recomendables.

jueves, 28 de febrero de 2019

Los olvidados (David Baldacci)

Segunda entrega de la serie protagonizada por el agente John Puller, investigador al servicio del ejército estadounidense. Su tarea suele consistir en la resolución de delitos relacionados o cometidos por militares (véase Día cero). Pero esta vez la cosa cambia. Todo comienza cuando Puller recibe una carta enviada por su única tía, que en su día fue poco menos que una madre para él. En ella, la anciana manifiesta inseguridad y preocupación por fenómenos extraños que según ella acontecen en la lujosa urbanización en la que reside en Florida. Tras la dura misión que tuvo que afrontar en la entrega anterior, el protagonista decide hacer una visita a su tía. Pero a su llegada se encuentra con una casa  precintada y la noticia de que la mujer fue hallada muerta en su jardín.
Ante la poca colaboración obtenida por parte de la policía local, Puller decide investigar el suceso por su cuenta. Así descubrirá que es casi imposible determinar si la muerte fue accidental o provocada, y que su tía no es la única persona fallecida en circunstancias similares en la zona en los últimos tiempos. Todo apunta a que los fenómenos de los que la difunta hablaba en su carta guardan algún tipo de relación con los crímenes. Intrigado a la vez que iracundo, Puller utilizará todos los recursos a su alcance para identificar a los responsables de la muerte de su tía.
David Baldacci construye en Los olvidados un oscuro thriller manteniendo al protagonista en la línea del poli duro e implacable y revelando al mismo tiempo aspectos del personaje que hasta ahora permanecían ocultos, dejando muy claro que para John Puller con la familia no se juega.

jueves, 31 de enero de 2019

Sabotaje (Arturo Pérez-Reverte)

Tercera aventura de Lorenzo Falcó, agente secreto al servicio del bando nacional durante la Guerra Civil. Como ya ocurriera en la anterior entrega de su serie (Eva), el protagonista tiene una misión que cumplir fuera de España. Esta vez se traslada a París con el fin de sabotear la pintura en la que Pablo Picasso está trabajando a petición del gobierno republicano. Su misión consistirá en impedir a toda costa que la obra, el Guernica, llegue a exhibirse en la Exposición Universal celebrada en aquella ciudad en 1937.
Pero eso no es todo. El superior de Falcó (al que sus subordinados apodan el Jabalí) le encomienda una misión adicional: arruinar la reputación de un aviador francés simpatizante del bando republicano. Para ello, Falcó se hará pasar por un industrial tabacalero residente en La Habana que llega a París para adquirir una pintura de Picasso. Al mismo tiempo trabará amistad con el sujeto al que debe difamar fingiendo estar interesado en financiar la producción de una película. No será una misión fácil. Por un lado, Falcó corre el riesgo de ser reconocido, pues ha operado en el pasado en París bajo otras identidades. Por otro, frecuentar la compañía de sus objetivos despertará las sospechas de agentes de uno y otro bando.
En Sabotaje nos encontramos a un Lorenzo Falcó que no ha perdido facultades a lo largo de una serie anunciada como trilogía, aunque Arturo Pérez-Reverte no descarta recuperar a este personaje en el futuro.

sábado, 29 de diciembre de 2018

Los dioses de la culpa (Michael Connelly)

Escrita en 2013 e inédita en España hasta 2018, esta novela es la quinta entrega de la serie protagonizada por Michael Mickey Haller, también conocido como el abogado del Lincoln. En esta ocasión atraviesa un momento muy difícil: no solo ha fracasado en su intento de convertirse en fiscal del distrito del condado de Los Ángeles, sino que su exmujer y su única hija se han distanciado aún más de él.
En lo profesional no le va mucho mejor: como en la entrega anterior, la mayoría de los casos que maneja siguen siendo ejecuciones hipotecarias. Por eso no vacilará en aceptar un caso de asesinato. La víctima era una mujer y al parecer murió estrangulada en su apartamento. El único sospechoso, el cliente de Haller, es una especie de proxeneta digital: gestionaba sitios web y redes sociales a través de los cuales la fallecida concertaba citas con hombres con los que mantenía relaciones sexuales a cambio de dinero. El acusado admite haber acudido al lugar de los hechos para recibir el correspondiente pago y haber forcejeado con la víctima, pero asegura que cuando abandonó el domicilio ella seguía viva. Haller, ansioso por cambiar de registro, aceptará el caso, pero el factor que más peso tendrá en su decisión será el hecho de que la fallecida fue su cliente en el pasado, cuando logró hacer un trato por el que ella quedó en libertad tras colaborar para lograr condenar a un narcotraficante mexicano.
La tercera novela protagonizada por Mickey Haller en solitario sigue la estela de thrillers legales que nunca defraudan a los seguidores de Michael Connelly.